Noticias

Nueva Ley Hipotecaria ¿qué cambios trae?

El pasado 17 de junio entró en vigor la nueva ley hipotecaria. Esta nueva modificación de la ley trae consigo una gran variedad de cambios a favor del usuario que no ha dejado indiferente a nadie.

Como hemos señalado, la principal novedad de la nueva normativa es que el cliente se beneficia en detrimento de los bancos. En este sentido, los bancos tendrán que hacerse cargo de las primeras copias del notario, los gastos del registro y los de la gestoría. Todos estos gastos los asumía hasta el momento el cliente. No obstante, seguirán asumiendo el pago de las segundas copias del notario y los gastos de tasación.

Para que se puedan hacer una idea, en lo que se refiere al ahorro derivado de esto, cada persona se ahorrará una media que oscilará entre los 500 y los 1000 euros.

Otro hito muy destacado es el endurecimiento de las condiciones que llevan al desahucio. Ahora, para que tenga lugar un desahucio, el propietario deberá de acumular 12 cuotas impagadas o el 3% del capital de la hipoteca en la primera mitad de la vida del préstamo, o bien 15 cuotas o el 7% en la segunda mitad del mismo.

Nueva Ley Hipotecaria: cambios necesarios

Un factor que se venía solicitando desde hace mucho tiempo y que se ha aplicado por fin, es la eliminación de las cláusulas suelo.

La ley, también destaca que el tipo de interés del préstamo no podrá ser modificado en perjuicio del prestatario durante la vigencia del contrato, salvo acuerdo mutuo de las partes formalizado por escrito. De existir acuerdo, la variación del coste del préstamo se deberá ajustar, al alza o a la baja, a la de un índice de referencia objetivo, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 85.3 del Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre.

Por otro lado, cuando el prestatario manifestase su voluntad de reembolsar anticipadamente la totalidad o parte del préstamo, el prestamista le facilitará, en el plazo máximo de tres días hábiles, en papel o en otro soporte duradero la información necesaria para evaluar esta opción. En dicha información se cuantificarán, al menos, las consecuencias que tiene para el prestatario la liquidación total o parcial de sus obligaciones antes de la terminación del contrato de préstamo, exponiendo con claridad las hipótesis que se hayan tomado en consideración para su elaboración. Tales hipótesis deberán ser razonables y justificables

Muy interesante resulta, que transcurridos los 3 primeros años de vigencia del contrato de préstamo el prestamista no podrá exigir compensación o comisión alguna en caso de novación del tipo de interés aplicable o de subrogación de acreedor en los que se pacte la aplicación, en adelante y para el resto de la vida del préstamo, de un tipo de interés fijo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *